Siete candidatos y ninguno habla de inclusión, diversidad y visibilidad.

«Señoras y señores de la Academia, ustedes han distinguido como Mejor Actor Revelación a un actor con discapacidad. Ustedes no saben lo que han hecho. Me vienen a la cabeza tres palabras: inclusión, diversidad, visibilidad. Qué emoción, muchísimas gracias.»

La lagrima fácil de campeones es lo que es, la realidad es esta: el olvido, el eje monumental, el turismo, la educación de sus hijos sin diversidad, la sanidad (su sanidad), la educación (su educación), programas en pro de la igualdad (que igualdad?), el poder de la gente (a ver si es verdad), servicios sociales (ya, los de siempre)….

Si no fuera por ciertas madres luchadoras la inclusión, la diversidad, la visibilidad, serian un puto camelo.

Así que dejaros de lagrimas fáciles y tener coraje, valentía, dignidad (si es que podéis) para crear una ciudad igualitaria para todos, también para nosotros.

Opina