Un Café de Paris

Cuantas noches de paciencia en el siglo pasado. La escoba, las sillas, el suelo sucio, el beso de la pareja, el buen camarero a la espera,… el respeto. Eso es lo que se echa en falta en el XXI.

Opina