Querer, no significa poseer

Comparte

La violencia, no responde más que a un instinto humano, más propio de tiempos pretéritos en los que había que procurarse el alimento u otras necesidades básicas, que a la actualidad, en donde casi todo, está cubierto.

Pero paradójicamente, amada gente, ahora, pese a lo que se diga por ahí, estamos viendo unos niveles de violencia exagerados, y a pesar de parecer que todo mejorará, vemos que la cosa, va en aumento de una forma exponencial.

Pero hoy, gente, no venía a hablar de algo tan genérico y que engloba tantos matices como lo es la violencia, en sentido amplio.

En esta ocasión, vengo a hablar de eso que a tanta gente, en contra de lo que pueda parecer aún a día de hoy, para muchos no existe. Se trata de la violencia de género, o contra la mujer, como cada cual prefiera denominarla.

Por encima de detalles lingüísticos, que nunca están de más, y expresando mi más sentido dolor hacia todas las víctimas de esta lacra social, creo, sin lugar a dudas, que esto, se debe en el fondo, al hecho de que por un lado seguimos teniendo una educación muy machista y por otro, a que aún ahora, existe un apoyo tácito a la misma, por parte de la sociedad.

Cuanto silencio existe y ha existido entorno a esta aberración? Y…. lo peor de todo…. cuantas justificaciones, por absurdas y socorridas que sean estas, se dan para restar importancia al problema y que no parezca tan grave?

Desde que si la mujer era una vaga o mala y por eso a él se le fue la mano, hasta que claro, como andaba ella todo el día por ahí y no tenía hechas las cosas de casa cuando él llegaba, pues oye, se le calentaron los cascos y le sacudió.

Total, que en ambos casos, por citar solo algunos de ellos pues el hecho de oírlo y pensarlo ya me produce repugnancia, parece ser que el macho alfa tenía razón, y su esposa o mujer, merecía tan injusto castigo.

Aquí, creo amados lectores, que habría que hacer un lavado educativo, pero desde el principio, hasta el final.

Todo parte, como el título de esta columna, de la idea de poseer al otro. Pero también y muy importante, del concepto que tenemos de los roles de género, que para muchos, sigue siendo una idea indesterrable de su mente.

No, señores, por mucho que lo discutáis, no hay evidencia genética ni evolutiva, que postule que la mujer a de ser vuestra criada, o vuestra cocinera. Ni tampoco, gente, hay porqué mortificar a esas mujeres que deciden irse toda la mañana para la cafetería, y cuando llega su marido de trabajar, no tiene la comida.

Lo que hay que plantearse es…. Realmente, que buscáis al casaros, o juntaros con una mujer? Porque si es una asistenta de hogar, pues se le paga, y listo! Y si es una dama de compañía, pues lo mismo!

Por cierto, gente amada, cuando vemos a la típica pandilla masculina en el bar echando la partida y todos ellos con el Gintonic en la mano, nadie dice nada. Pero…. Haríamos lo mismo si fuera una pandilla de mujeres?

No se mide a todos con el mismo rasero, está claro. Y lo peor, es que parece ser que a estas nuevas generaciones, como los miembros de la Z por ejemplo, no parece, al menos por lo que yo percibo, importarles esto como a la mía, los millenials.

Así, no vamos bien. pero por fortuna para nuestro género, al que por suerte tengo el orgullo de pertenecer, ya hay derechos, que por mucho que a cierta gente le reviente y le queme en su ser, ya tenemos ganados de antemano y ojo, con nuestra propia lucha.

Pensar en aquello de, en el caso de darse, “al chico que salga de fiesta hasta que quiera, pero la hermana, que venga pronto, por si acaso…”.

Pues oye, yo creo dicho de un modo algo retranquero, que una mujer si se queda embarazada en una noche, no se va a poder embarazar más en nueve meses!

En cambio…. Un hombre, a cuantas puede embarazar en una sola noche?

Y luego supuestamente, el problema está en nosotras!

Ahí lo dejo….