Papá cuéntame otra vez.

Comparte

Por Lorena Blanco.

Nos decía Ismael Serrano en su canción del 97:

“Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito

De gendarmes y fascistas, y estudiantes con flequillo

y dulce guerrilla urbana en pantalones de campana…”.

En esta canción Serrano pregunta a sus mayores:  ¿qué ocurrió en 1968?, ¿por qué fracasó la revolución de mayo?; una canción melancólica, entre la nostalgia y el homenaje.

Se cumplen 52 años de la revolución del 68, el llamado vulgarmente como “Mayo Francés”. Esta revolución se dio en más países, pero el centro neurálgico fue París.

Fue una revolución que fracasó en las calles y las barricadas, pero sus efectos influyeron en la vida de generaciones. Esta revuelta no perseguía llegar al poder, sino cambiar la sociedad. Reivindicar más libertades en la esfera privada.

El polvorín que generó toda esta revolución, fueron las ideas antiimperialistas, anticapitalistas, neomarxistas, castristas, maoístas… aunque la mayor parte delos protagonistas del Mayo Francés, nunca hubieran leído a Marcuse o Galbraith. Universitarios desencantados, trabajadores descontentos y pueblos de los cinco continentes deseosos de libertad.

07 May 1968, Paris, France — The student riots of 1968 erupted after protests focusing on Paris’ social and economic problems. The riots developed into nationwide strikes and unrest. — Image by © Hulton-Deutsch Collection/CORBIS

A finales de abril de 1968, se producen disturbios y protestas en la Universidad de Nanterre (Francia) por la detención de estudiantes movilizados contra la guerra del Vietnam; el Decano de dicha Universidad ordena su cierre.

El 3 de mayo, varios estudiantes implicados en los disturbios y con su universidad de Nanterre recién clausurada, dirigidos por Daniel Cohn-Bendit (Danny el Rojo), se trasladan a la Sorbona; se enfrentan a la policía en el Barrio Latino y piden ayuda a todos los sindicatos estudiantiles y obreros. Se levantaban barricadas, la policía interviene y hubo cientos de detenidos.

Daniel Cohn-Bendit (Danny el Rojo)

Tras diez años de mandato, Charles De Gaulle, se vio ante una revuelta de juventud escolarizada sin precedentes, de la que tuvo que descartar la represión como única solución. El General De Gaulle decidió disolver la Asamblea Nacional y convocar elecciones para el 30 de junio. Pide a los franceses el apoyo por televisión “contra la amenaza del comunismo totalitario”. La jugada le salió bien, ya que impidió la unión de partidos de izquierdas y supo tejer alianzas entre el Gaullismo y partidos de derechas, aun así, su carrera quedó muy resentida y dimitió en 1969.

Millones de franceses se manifiestan cantando La Marsellesaen apoyo al gobierno, y la huelga se va diluyendo.

Se llegan a acuerdos con los sindicatos obreros, por parte del gobierno del Primer Ministro George Pompidou: los acuerdos de Grenelle. El Mayo Francés fue la revolución de los lemas y los carteles, los adoquines como armas, un espaldarazo al feminismo. Consiguieron  paralizar un país. Dijo Jean-Paul Sartre: “Lo importante es que se haya producido cuando todo el mundo lo creía impensable y, si ocurrió una vez, puede volver a ocurrir”.