Minificcionistas pandémicos

Moby Dick

No queda apenas mar, pero él sigue saliendo en su búsqueda. Con cansada tenacidad arma barco, tripulación, y lleva todo aún más lejos, a través de la seca tierra, hasta la siguiente bahía. Está entumecido en su venganza, murmuran los que saben que el cachalote murió antes que su obsesión. Aunque la razón, en realidad, […]

Sobrevivir

Llegar al cielo era una tarea casi imposible, pero nuestra necesidad hizo mover los hilos para lograr con éxito tal empresa. En la Tierra los niños morían de hambre y era urgente encontrar algún recurso que nos permitiera sobrevivir al exterminio. En un principio, el objetivo era solo extraer del cielo riquezas (estábamos seguro que […]

Epifanía

Era tan hermoso que decidió vigilarlo para que no se fuera. Se sentó en una piedra y no le quitó los ojos de encima ni un solo segundo. Ese día no comió, ni bebió ni se preocupó de resguardarse para calmar el calor. De pronto, el sol, aburrido de sentirse observado, corrió a esconderse en […]

Los despojados

Primero fue el agua y la electricidad. Resistimos a como pudimos, con hambre, salarios mínimos y seguros de desempleo. Luego tocó el turno a la salud y la educación. Tuvimos que olvidarnos de las letras y resignarnos a perder la vida en cada jornada. Hasta que morimos. Descubrimos entonces que los muy canallas se habían […]

Rostro de piedra, gélida mirada

Fue este capitán muy ualeroso, hijo de yndio particular y pechero yndio Chinchay Suyo. Otros dizen que fue Conde Suyo, pero fue muy ualleente hombre. Dizen que fue por trayción a matar al ynfanteYllescasYnga. Del pellexo hizo tanbor y de la cauesa hizo mate de ueuer chicha y de los güesos antara y de los […]

Otro refrán.

—Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana—, dijo la abuela a su nieto. Ahora él ha taponado todas las ventanas de la casa. Y desde hace cuarenta días, nadie sale, aunque los sonidos se hagan más intensos en la entrada.

Esas manos

¡Qué manos!…y esas uñas tan rojas… El hombre se mueve inquieto en su asiento, sintiendo en su interior una súbita oleada de placer.  Le gustaría tener dinero para invitar a la dueña de esas manos a salir. Con suerte esas uñas podrían posarse sobre su piel, arañarle la espalda, masajear sus hombros, acariciar su pecho, […]

Sonido sagrado

A cada toque de Kultrung, la Machi percibía el dolor a golpes de su pueblo, a causa de los wincas. Con la fuerza de sus ancestros, invocaba en rogativas junto al Rehue, para que el WenuMapu o tierra donde residían los protectores, espantara al MiñcheMapu o mundo subterráneo de las fuerzas del mal. A los […]