Arthur Cravan, el poeta que boxeaba.

Comparte

Por Ángel Fernández.

El 22 de Mayo de 1887 nació Arthur Cravan «sobrino de Oscar Wilde», el apellido es lo de menos ya que su principal destino era borrar y olvidar ese apellido de su vida, sino incluso mencionar su nombre.

El tipo al que le gustaba más el boxeo que la poesía vivió en Barcelona en 1916 ejerciendo de árbitro en combates de segunda fila. Sin embargo lo que a Arthur le enloquecía era boxear. Y qué mejor que enfrentarse a Jack Johnson, un negro que después de haber batido a “la gran esperanza blanca” era la viva imagen de un boxeador en sus últimas horas.

En Marzo Arthur firmo el contrato del combate en Madrid, donde se encontraba Jack. A partir de ese momento Cravan dedico todo su tiempo  prepararse para el enfrentamiento contra “el negro”. Resulta curioso que ambos boxeadores se dedicaran también a ser los árbitros de las veladas de boxeo precedentes a su enfrentamiento.

Según palabras de los expertos “El célebre negro Jack Johnson recorre Europa exhibiendo los despojos de su gloria cosechada”. Para Jack podría ser su reafirmación como boxeador. Arthur, sin embargo pensaba más en dejarse partir la cara por una bolsa de 50.000 pesetas.

En el sexto asalto Arthur cae derrotado por fuera de combate. Todo había sido una película de Jack de cara a la galería. Fin de combate.

No fueron pocos los que ridiculizaron el combate, especialmente los profesionales que conocían de qué iba la fiesta, le llamaron “El chanchullo o la gran estafa”, y criticaban duramente que se aplaudiera tal parodia. Arthur debería estar pensando “la pela es la pela”, y además, este combate quedaría para la historia.

Lo curioso de toda esta historia es que Cravan compaginaba sus malas artes de boxeador con la poesía. De Barcelona a Paris se ve influenciado por poetas franceses: Paul Fort, Apollinaire, Bal Bullier,..

En diciembre de 1916 Cravan viaja a Nueva York en el trasatlántico Montserrat, con compañía variopinta. Muchos susurran sobre Cravan, “el boxeador, literario en ocasiones, sobrino de Oscar Wilde”.

Si hay una revista poética que describa a Arthur Cravan es “Maintenat”, en la cual él era el único artífice de ella: editor, autor, vendedor,..Incluso llego a utilizar seudónimos para darle más relevancia a la publicación. Decir lo contrario sería mentir pero siento una sana envidia por Cravan, especialmente con su sarcasmo, su vida multidisciplinar, su épica y su derrota.

No dejara títere con cabeza, sus dardos vuelan hacia un lado y hacia otro con muy pocas excepciones. Es la época del dadaísmo, la intelectualidad, el cubismo, era difícil que Cravan encajara tomando partido, por encajar los puñetazos en el ring, lo demás era superfluo.

Cravan ponía por delante su independencia a cualquier corriente artística aunque él fuera un artista, lo que empleaba era su lenguaje de boxeador, golpe a golpe, verso a verso, contra la vida y también contra el arte, sobre todo cuando le ofrecían dar una conferencia, no dejaba títere con cabeza.

Se dice que un día se caso con Mina Loy y partió para América central donde compro un barco para hacerse a la mar. Una tarde se subió a él y desapareció en la línea del horizonte para no regresar jamás. En la orilla Mina, embarazada, contemplo la escena. Eso se dice.

Arthur Cravan, poeta, boxeador, único, inolvidable