Astorga: 0 Points.

Comparte

Pues si amigos, nos quedamos en la Fase 0.

Estos días he visto en las redes sociales imágenes muy bonitas del Palacio de Gaudí, videos con drones, museos increíbles (que por cierto, muchos de ellos no tienen especial interés en abrir antes del 2021), comercios, bares, hoteles, restaurantes: cerrados.

 Pero nos quedamos en la Fase 0. ¿Por qué?

Lo más fácil es difundir el comunicado de la JCYL, que si nuestra zona sanitaria todavía no está preparada, que si los datos no aconsejan pasar a una nueva fase, bla, bla, bla…

Al grano.

Tanto Astorga como las comarcas limítrofes que no entran en esta fase 1 tienen unas características muy similares: envejecimiento de la población, servicios sanitarios muy mermados, sectores económicos poco influyentes en una situación de crisis, dependencia del turismo como principal eje económico, gestores desparecidos en el teletrabajo. Estos factores, y otros, hacen que nuestra zona geográfica sea vulnerable, y cuando eres vulnerable siempre estarás en el vagón de cola.

Es imprescindible usar instrumentos, aparte de las medidas sociales de distanciamiento con las que nos bombardean todos los días, que empujen a Astorga y sus comarcas a dar un paso adelante, y los pasos se dan en las calles, en los polígonos industriales, contactando directamente con los pequeños y medianos empresarios, los trabajadores, los distintos sectores que son los que crean dinamismo para que se creen los puentes adecuados para superar esta situación. Y aquí la administración y la valentía tienen mucho que ver.

Los trabajadores no pueden moverse como si fueran delincuentes, los funcionarios no pueden pensar en realizar su trabajo, recoger y para casa, las fuerzas de seguridad no pueden actuar como si solo fueran un poder represivo y de control. Este no es el camino.

Necesitamos formar una piña en común, pensar que lo que está en juego no solo es este presente tan surrealista, hay un futuro por delante que solo será factible si lo construimos entre todos. Esconderse dentro del caparazón e ir cada uno a lo suyo es una cobardía, una falta de respeto hacia uno mismo y hacia los demás. Tenemos que plantearnos seriamente si somos una sociedad humana o una madriguera de animales.

De lo contrario estaremos jodidos, bien jodidos.